Contradicción

Hoy Señor, vuelvo a sentarme a tu mesa.
Esta vez como Pedro.
El brabucón y cabezota de corazón noble.

Tu advertencia, seguramente, le traspasó el corazón
y la idea de negarte le llenaría de angustia y confusión.
Pedro, el primero de todos y, sin embargo,
el que hasta tres veces te negó.
El cobarde que huyó de tu mirada al salir del pretorio.

Pero Tú, Jesús, viniste a por las ovejas perdidas,
a por los pecadores que se sitúan arrepentidos al final del templo,
y no por los fariseos de los primeros puestos.
Y, por eso, vuelves a sentarte con Pedro…
Y conmigo.
Tú eres el Dios de la contradicción
y, por eso,
el Dios del perdón a Quien continuamente puedo volver.

Óscar Cala sj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + quince =