Remanso // Cuerpo y Alma

También vuestro cuerpo

conoce su herencia

y su justa necesidad,

y no quiere ser engañado.

Y vuestro cuerpo

es el arpa de vuestra alma.

Y de vosotros depende

arrancar de él

una música dulce

o unos sonidos confusos.

Gibrán Khalil Gibrán. El Profeta

Dilo a una persona sabia o

permanece callado,

porque el hombre del montón

se burlaría enseguida.

Alabo aquéllo que en verdad vive,

aquéllo que anhela ser consumido

como por fuego, hasta la muerte.

En el agua tranquila

de las noches de amor,

donde tú fuiste engendrada,

donde engendraste,

te invade un sentimiento extraño

cuando ves cómo se quema

la vela silenciosa.

Ahora ya nada te atrapa

en la obsesión de la oscuridad,

y el deseo de un hacer el amor más alto

te arrastra hacia arriba.

La distancia no te hace vacilar

cuando llegas, en la magia, volando

Y por último, enloquecida por la luz,

eres la mariposa y desapareces.

Y en la medida en que no hayas experimentado

esto: morir y de ese modo crecer,

solamente eres un huésped perturbado

sobre la tierra oscura.

Goethe. The Holy Longing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 5 =