Mediadores

Postrado ante ti, Señor,
me envuelven los recuerdos,
de aquellos que fueron fuego
y encendieron en mi, la llama de tu Amor.

Quiero darte gracias, Señor,
por la voz dulce que me enseñó a rezar
por los ojos que alumbraron mi mirada
y me hicieron verte en los demás.

Por la mano tendida que me acogió
y me ayudó a caminar hacia ti,
por esos brazos fuertes
que alzaron para verte mejor,
por los oídos que en silencio me escucharon,
y por el eco invisible que tu presencia me mostró.
Gracias, Señor.

Y pedirte, Señor, quisiera,
la luz y la fuerza,
para transmitir esa herencia
y también poder ser yo,
voz que tu oración enseñe,
ojos que muestren tu mirada,
mano que de seguridad,
brazos fuertes,
oídos para acompañar,
y que siguiéndote
deje el eco de tu presencia
en mi humilde caminar.

Luis S. Gallardo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − trece =