Luz del mundo

En medio de la tiniebla…
se enciende una risa
que despide el invierno
de penas y fríos.

Se prenden hogueras
que reavivan
los cuerpos entumecidos.

Una palabra tierna
rompe el silencio opresivo
y el diálogo brota al fin,
a borbotones.

Arde una lámpara
que vacía las sombras
de fantasmas y miedos.

Dos amigos sellan la paz
con un beso, y acaban
con años de rencor y heridas.

En una mesa bien provista
nadie queda fuera.

Somos risa y fuego,
palabra y lámpara,
beso y mesa,
luz del mundo, hermanos,
nacidos para iluminar la tierra.

José María R. Olaizola sj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + dieciseis =