Días grises, casi negros

Hay días en que extraño todo y a todos,
hay días en que me invade la nostalgia,
esos días en los que me toma preso la melancolía.
Son esos inevitables días en lo la que no dejo de pensar en que todo tiempo pasado fue mejor.

Hay días en que quisiera tornar atrás y olvidar todo, todo, todo. Empezar desde cero, recomenzar desde el fondo. También, me pasa que quisiera girar el volante, cambiar de dirección, dejar de avanzar… no sentir, no pensar y, a veces, no existir. Y no es que quiera morir, sino que, más bien, quisiera ya estar contigo, en ti y junto a ti.
¿Para que esperar más?…

Dame tu gracia, dame tu paciencia,
Dame luz, dame tu paz.
Une en Ti todos mis dispersos pensamientos,
mis desordenados deseos y mi desparramados sentimientos.
Dame tu amor, dame tu gracias, te lo ruego y te prometo que no pediré más.
Amén.

Genaro Ávila-Valencia sj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − doce =