Ansias de vivir

No sé qué hacer, Señor,
con estas ansias de vida,
que me van devorando
cada día!

Si pretendo frenarlas,
ya no vivo.

Si las dejo correr,
¿dónde me llevan?

Tú eres la vida.
Yo sólo un hilo de tu fuente.

Manar, correr, verterme…
Sin mirar dónde,
cómo y a quiénes,
derramarme.

Y a los pies de mi hermano,
de cualquiera,
estrellar mi alabrastro
y dejar que la casa
se empape toda del perfume
barato, que te traigo.

¿Eso es vivir?
Pues eso ansío

El morir a mi muerte,
el no acabarme
con algo tuyo, por dar, entre mis dedos.

Y, cuando haya partido,
continuaré, manando de tu fuente,
lo aprendido:

Muero, siempre que vivo;
Vivo, siempre que muero.

Ignacio Iglesias, sj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 8 =