Tenemos tantas oportunidades

ORACIÓN DE LA SEMANA

Queremos invitarte a que tengas un espacio de encuentro contigo, con la Creación entera, con Dios.

Toma 10 minutos de tu día y deja que tu interior se exprese en un diálogo honesto y sincero.

Durante toda la semana profundiza un poco más en tu reflexión, en aquello que tu interior registre como importante; muéstralo a Dios y descubre a qué te invita semanalmente.

INICIO
“Tenemos tantas oportunidades”

Me dispongo en silencio a un espacio de encuentro.
Respiro profundo, siento, escucho, me relajo
Inclino mi corazón y mi ser a la grandeza de la vida.

PRIMER PUNTO

La vida está llena de posibilidades. Innumerables caminos que podremos recorrer.

Gentes que se asoman a nuestra vida. Retos, provocaciones, aprendizajes, risas que aún no han nacido, motivos para celebrar… lecciones que aprenderemos, y nos harán un poco más lúcidos, algo más humanos, quizás también más sencillos.

Hay mucho que está en nuestras manos. Que nunca perdamos la oportunidad de vivir a fondo.

SEGUNDO PUNTO

A.- Es importante, una y otra vez, aprovechar la vida, no atarnos a seguridades que, quizás, nos encierren un poco. Es importante estar dispuestos a dar cabida en nuestra historia a nuevas personas, nuevas vivencias, nuevas experiencias. Porque siempre hay algo distinto que puede enriquecernos…

  • Salir de nuestras seguridades para adentrarnos en el terreno de lo incierto. Salir de los espacios donde uno se siente fuerte para arriesgarse a caminar por la tierra donde eres débil.
  • Salir de lo incuestionable para enfrentarse con lo nuevo…

B.- ¿En qué facetas de mi vida puedo “salir” de los terrenos conocidos? ¿Alguna vez arriesgo?

TERCER PUNTO

A.- Cada vida es única, diferente. Cada persona es un mundo. Y cada uno de nosotros somos un milagro. Cada uno tenemos la oportunidad de elegir: Qué queremos hacer. Cómo vivir. Qué valores sostener, y qué metas perseguir.

No es fácil encontrar las respuestas, y la mayor parte del tiempo la viviremos en búsqueda, pero está bien intentarlo. Y si, al hacerlo, vamos encontrando nuestro propio camino, único, distinto, propio y genial, entonces, ¿qué más podemos pedir?

B.- ¿Qué prefiero en la vida? ¿En el amor? ¿En el poder? ¿En la fe? ¿En la amistad? ¿En el trabajo? ¿En el dinero? ¿En el ocio? ¿Qué he elegido hasta ahora?

CIERRE

¿Qué quiere decir tu corazón a Dios?, platica con él como un amigo lo haría con un amigo muy querido….Esta semana pido a Dios que me ayude a reconocer en mi vida las posibilidades de realización, de alegría de unión. Así sea

—-
Tomados de la sección de reflexiones de www.pastoralsj.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 15 =