Reflexiones Ignacianas – 03

En este número de “Reflexiones ignacianas” ofrecemos dos artículos relacionados con la madurez humana. Alfonso Romo nos dice, en su artículo “Ejercicios y madurez humana”,  cómo los Ejercicios favorecen en nosotros el proceso de crecimiento como personas, al ayudarnos a “ampliar el horizonte de nuestro camino de aprendizaje en la vida”. Dice él: “Tal vez la madurez tenga que ver con la conciencia de sabernos en el aquí y en el ahora de ser dueños de los que somos y hacemos, responsables y comprometidos en ese espacio”.

José Luis Serra pone en relación unos aspectos muy importantes de nuestra vida, a veces bastante descuidados, como son  el descanso, lo celebrativo, el tiempo libre: en una palabra, el aspecto “lúdico” de la vida. Esta reflexión estimula la búsqueda del debido equilibrio en la vida. Serra nos invita a “Gozar, celebrar, vivir la vida con alegría, con esperanza, con deseo de inmiscuirse en ella. Buscar espacios de paz, de relajamiento, de descanso que nos den pistas para afrontar la realidad con lucidez, con objetividad, con esperanza”.

En un tercer artículo, Juan Cristóbal Beytía (jesuita chileno) y Javier Rojas (jesuita argentino) identifican, el fundamento humano sobre el cual se edificó el Ignacio que se convirtió radicalmente a Dios. Hacen ver los autores cómo Ignacio es esencialmente el mismo, pero hay un desplazamiento en las motivaciones, comportamientos y objetos de sus afectos en la medida que conoce a Jesús, de manera que tiene que superar una primera etapa, espiritualmente narcisista”, para acceder a la madurez de la conversión al amor de Dios y del prójimo.

BAJAR LIBRO COMPLETO EN PDF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + Nueve =