MARAVILLARNOS

(FOTO: LAURENCE FREEMAN/ WASHINGTON DC, EEUU)

La capacidad de maravillarnos y el amor a la sabiduría regresan con la práctica contemplativa. Imperceptiblemente, a través de los años, la exposición a los medios puede erosionar nuestra capacidad por la experiencia directa. Cada vez más experimentamos eventos y emociones de segunda mano, a través de los puntos de vista de otros o del culto a celebridades. Esta enajenación de la experiencia personal puede cambiar nuestro don de empatía en apatía. Nos volvemos demasiado irreales para servir a los otros. Y sin embargo los medios nos pueden hacer tomar consciencia de la necesidad de tener nuestra mente en paz. La distracción, la enajenación y la frustración nos pueden estimular a abordar el camino contemplativo. ‘Donde hay pecado, sobreabunda la gracia’, según San Pablo. El ruido despierta nuestra sed de silencio y esta sed es la espiritualidad global de nuestro tiempo.
(Laurence Freeman, The Goal of Life)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − Doce =