Vivir la fe con otros

ORACIÓN DE LA SEMANA

Queremos invitarte a que tengas un espacio de encuentro contigo, con la Creación entera, con Dios.

Toma 10 minutos de tu día y deja que tu interior se exprese en un diálogo honesto y sincero.

Durante toda la semana profundiza un poco más en tu reflexión, en aquello que tu interior registre como importante; muéstralo a Dios y descubre a qué te invita semanalmente.

INICIO
“Vivir la fe con otros”

Me dispongo en silencio a un espacio de encuentro.
Respiro profundo, siento, escucho, me relajo
Inclino mi corazón y mi ser a la grandeza de la vida

PRIMER PUNTO

Creer es una experiencia personal, y al tiempo comunitaria. Está hecha de certidumbres y preguntas, que surgen y se comparten con otras personas, de ayer y de hoy.

SEGUNDO PUNTO

A.- La fe es una historia de búsqueda. De Dios y su verdad. De algo que dé sentido a lo que ocurre. De respuestas a las grandes preguntas, por el sentido de la vida, de la muerte, del dolor, del amor.

En esa búsqueda no estamos solos. De hecho, nos apoyamos en lo que otras personas antes que nosotros vivieron, intuyeron y comprendieron. Desde ahí aprendemos, y seguimos tratando de aprehender una verdad que se va desplegando en el tiempo. Hoy quiero sentirme unido a toda esa cadena de buscadores de Dios que, desde el inicio de los tiempos, buscan…

B.- ¿Hay algún personaje de la historia de la Iglesia, alguna figura que me resulte especialmente cercana? Vuelvo la vista hacia ellos y rezo con ellos.

TERCER PUNTO

A.- La fe se celebra. Alrededor de una mesa compartida. Imagino tantas veces en las que esa misma escena se ha repetido. Desde la última cena a tantas eucaristías diferentes en las que participo. Evoco diferentes espacios de celebración.

A veces son grupos juveniles, o la parroquia, o el juntarnos con motivo de algún acontecimiento especial. En todos esos casos, no tendría sentido celebrar yo solo. Celebrar es compartir los motivos para la alegría y para la esperanza. Desde la fraternidad más real.

B.- “…dando gracias lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía” (1Cor 11,24)

¿Hay en mi historia algún episodio, celebración que recuerde con especial emoción? Vuelvo la vista hacia esos instantes y recuerdo lo que me supusieron.

C.- La fe cristiana implica ponerse manos a la obra. Echar raíces en el amor lleva a vivir desde un amor real, concreto, encarnado y fecundo. Supone trabajar con y por otros. A veces otros serán quienes te ayuden. En algunas ocasiones seré yo quien ayude a los demás.

Y muchas otras veces seremos, juntos, capaces de construir mucho… sanar heridas, alumbrar mundos nuevos, imaginar paraísos, desbaratar infiernos. Al juntar las manos y los brazos, al sumar las fuerzas, surge algo nuevo, diferente. En el encuentro hay una fecundidad mayor. En los proyectos así compartidos hacemos Reino.

CIERRE

¿Qué quiere decir tu corazón a Dios?, platica con él como un amigo lo haría con un amigo muy querido….Esta semana pido a Dios que me ayude a vivir la en compañía con aquellos que buscan desde lo sincero de su corazón. Así sea

—-
Tomados de la sección de reflexiones de www.pastoralsj.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =