Preguntas a Dios

ORACIÓN DE LA SEMANA

Queremos invitarte a que tengas un espacio de encuentro contigo, con la Creación entera, con Dios.

Toma 10 minutos de tu día y deja que tu interior se exprese en un diálogo honesto y sincero.

Durante toda la semana profundiza un poco más en tu reflexión, en aquello que tu interior registre como importante; muéstralo a Dios y descubre a qué te invita semanalmente.

INICIO
“Preguntas a Dios”

Me dispongo en silencio a un espacio de encuentro.
Respiro profundo, siento, escucho, me relajo
Inclino mi corazón y mi ser a la grandeza de la vida.

PRIMER PUNTO

Creer es preguntar. Preguntar por Dios, por su voluntad, por su presencia, por el bien y por el mal, por el dolor y la alegría, la vida, la muerte. Preguntar, aunque mil veces nos responda el silencio.

Rastrear en las respuestas de otras personas, en las historias vividas por otros, de antes y de hoy. Creer es poner nombre a las cosas, sabiendo que es un balbuceo de lo que de algún modo intuimos.

Creer es dudar, también.

SEGUNDO PUNTO

A.- Somos buscadores. Ansiosos de respuestas. Pero a veces hay que resignarse a una incertidumbre valiente. El que pretenda saber todo sobre Dios es un necio o un infeliz. ¿Cómo intuir lo eterno desde nuestros días contados? ¿Cómo asomarse a un más allá para el que no conocemos la frontera? ¿Cómo encontrar sentido en un mundo tan loco?

Preguntas eternas, que se formulan hombres y mujeres de todas las épocas. Preguntas genéricas, a veces filosóficas, altas, inabarcables. Pero otras veces concretas y tangibles, cuando tienen que ver con nuestras encrucijadas vitales. No sé si encontraremos muchas respuestas. Pero que nunca nos falte la valentía para preguntar.

B.- ¿Cuáles son mis grandes preguntas a Dios? ¿Cuáles son mis pequeñas preguntas a Dios?

TERCER PUNTO

A.- Es verdad que no lo sabemos todo. Pero vamos aclarándonos. En medio de la maraña de ruidos, discursos, incertidumbres… en la vida se van asentando algunas verdades sencillas.

Verdades que normalmente suponen dejar de lado la pompa, los grandes pronunciados. Verdades que tienen que ver con el corazón, el afecto, nuestra desnudez vulnerable y la humanidad auténtica. Y la verdad de Dios, inasible, tiene que ver con el amor, con nuestra ansia de eternidad, con esta libertad que nos hace tan poderosos.

B.- ¿Cúales son las verdades que definen mi vida?

CIERRE

¿Qué quiere decir tu corazón a Dios?, platica con él como un amigo lo haría con un amigo muy querido….Esta semana pido a Dios que me ayude a vivir la esperanza de su Amor, que siga acompañando mis búsquedas y mostrándome las respuestas. Así sea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =