Buenas noticias

ORACION DE LA SEMANA

Queremos invitarte a que tengas un espacio de encuentro contigo, con la Creación entera, con Dios.

Toma 10 minutos de tu día y deja que tu interior se exprese en un diálogo honesto y sincero.

Durante toda la semana profundiza un poco más en tu reflexión, en aquello que tu interior registre como importante; muéstralo a Dios y descubre a qué te invita semanalmente.

INICIO “Buenas noticias”

Me dispongo en silencio a un espacio de encuentro.
Respiro profundo, siento, escucho, me relajo
Inclino mi corazón y mi ser a la grandeza de la vida.

¿Cuál es la mejor noticia que podemos recibir? Depende de lo que nos toque vivir en cada época. Puede tener que ver con el amor, con la salud, con el trabajo, el dinero, los amigos, la familia, las aficiones…

Aunque hay que distinguir, entre esas buenas noticias que te alegran el día, y esas otras que te cambian la vida. De estas últimas hay pocas, pero cuando llegan lo trastocan todo. Desencadenan explosiones de júbilo, de algún modo te hacen resplandecer, gritar, reír y contagiar alegría. Pues eso celebramos en pascua. Unas cuantas de esas buenas noticias, contenidas tras el grito: “Ha resucitado”

PRIMER PUNTO
Si ha resucitado, y es primicia de los pasos que un día daremos, entonces es que nunca moriremos del todo. Hoy, cuando la muerte se vuelve una compañera de camino incómoda, que agita, asusta y descoloca…. Hoy, cuando la muerte se oculta (pero ya se encarga ella de salir a primer plano cuando quiere descolocarnos), se nos grita que la última palabra la tiene la vida. Que la Vida, así, con mayúsculas, sigue adelante. También más allá de ese paso, aunque no sepamos muy bien lo que hay al otro lado. Y se nos grita, contra todo temor y frontera, que no tengamos miedo.

SEGUNDO PUNTO

A.- Si ha resucitado, si el Dios encarnado en Jesús está vivo y su espíritu permanece con nosotros, entonces nunca estamos solos. Ni en los días radiantes ni en las noches oscuras. Ahora mismo, cuando lees estas palabras, Dios forma parte de tu vida. Inspira, alienta, respeta, comparte nuestros motivos y nuestros sueños. Enciende una luz en el horizonte hacia el que caminamos. Es apoyo en la tormenta y brisa en la hora tranquila. Y, junto con Dios, tantos otros que compartimos fe y evangelio: ¡¡¡No estamos solos!!!

B.- ¿Siento en algún momento que Dios está conmigo?

Siempre puedo buscarlo.

TERCER PUNTO

A.- Ya resucitó. No es algo para mañana. Ocurrió una vez, en un momento único del tiempo y la historia. En un momento, pero para siempre. Y ya está brotando. Ya está vibrando. Ya está creciendo, como la levadura que fermenta la masa. Hay tanto bien en torno… Hay tantas historias de verdadero amor, dignidad, perdón, fraternidad, justicia y humanidad… Por todo eso, solo podemos mirar alrededor, con emoción, y susurrar:

B.- ¡HAY TANTO BIEN EN TORNO! SOLO HAY QUE APRENDER A MIRAR

CIERRE
¿Qué quiere decir tu corazón a Dios?, platica con él como un amigo lo haría con un amigo muy querido….Esta semana pido a Dios que me ayude a vivir la esperanza de su Amor, en espera diaria del cumplimiento de sus promesas. Así sea

Tomados de la sección de reflexiones de www.pastoralsj.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =